¿PILATES? NO, YO BUSCO ALGO MÁS CAÑERO!

/

Normal que pienses así, te están “dando gato por liebre”.

Todo el mundo ha oído hablar de Pilates, pero en realidad nadie sabe lo que es. Está asociado al dolor de espalda, la relajación y los estiramientos. Se compara continuamente con el yoga o con las clases de mantenimiento que practican las abuelas.

LOS FALSOS MITOS SOBRE PILATES

Son varios los factores que ayudan a que pienses que Pilates no es cañero y que no es lo que buscas.

1- ¿SON ESTIRAMIENTOS?

Se cree básicamente que son estiramientos para relajarse y que no es para hombres (ya que por lo general suelen tener objetivos distintos al de las mujeres con respecto a su aspecto físico).

Totalmente equivocado, Pilates era boxeador, fisicoculturista y gimnasta entre otras cosas.

El primer entrenamiento lo diseño para hombres. En su estudio de Nueva York, entrenaba a boxeadores y bailarines entre otros. Se dice que era muy exigente con los alumnos. Fue mientras trabajaba con ellos cuando termino de diseñar sus ejercicios.

Diseño una tabla de 34 ejercicios de suelo. Muchos años después, en el año 2000 cuando surgió la PMA (Pilates Method Alliance, que regula su enseñanza a nivel mundial), se decodificaron los ejercicios en niveles. Para que todo el mundo pudiera practicarlos. Nivel básico, intermedio y avanzado, pues bien, lo que Joe diseño es a lo que hoy llamamos nivel avanzado. Sólo los ejecutan con destreza bailarines, gimnastas o gente que lleva muchos años trabajando su físico y el movimiento. Esto es para que te hagas una idea de lo cañero que es el método original.

2-¿ES REHABILITACIÓN?

En España te duele la espalda, o tienes algún tipo de dolencia y el médico te manda a Pilates. Y eso ya tenía un nombre, rehabilitación.

Pilates es una herramienta para recuperarse de lesiones y es cierto que lo usan los fisioterapeutas en rehabilitación. Pero no es un método de rehabilitación, sino de entrenamiento físico. La filosofía y la intención de Joe era la de prevenir. Animaba a practicar a diario el método para lograr una vida sana, equilibrada a todos los niveles.

Si esperas a que te duela la espalda o a que te aparezca alguna patología, cuando llegas a la clase tu forma física y tu capacidad de movimiento es tan limitada, que hay que modificar por completo los ejercicios originales. De tal manera que al final estás sobre la maquina de Pilates pero haciendo ejercicios de Rehabilitación.

Para los que somos deportistas y entrenadores personales esto es un martirio. Se pierde por completo la esencia y los principios del método.

No es un método suave de rehabilitación, sino un entrenamiento físico donde se trabajan todos los músculos, con la intención de fortalecer y flexibilizar. 

3- EL MARKETING HACIENDO DE LAS SUYAS

Desde que se puso de moda todo el mundo se subió al carro y quiso sacar partido del método que practicaban todos los famosos y ricos.

Así que se empezó a “usar el nombre de Pilates en vano”.

CLASES DE MANTENIMIENTO

A lo que antes se le llamaba rehabilitación ahora se le llama Pilates. A lo que antiguamente se le llamaba clase de mantenimiento, ahora también se le llama Pilates. Eran unas clases en general para gente mayor, la idea era estirar un poco y de forma suave mantener la movilidad.

Cambiándole el nombre a las disciplinas consigues mas alumnos y puedes subir el precio, ya que es algo que está de moda y da caché.  

LOS INVENTOS

Después empezaron con los inventos, yoguilates, aeropilates, aquapilates y no se cuantas tonterías más. Si ya es difícil hacer bien Pilates en el suelo, como para hacerlo en el agua o en el aire.

En la foto de arriba, crosspilates, claro, seguro que están activando el suelo pélvico, llevando el transverso dentro y arriba, deslizando costillas mientras exhalan, es decir, pilates, mientras saltan a al caja, o levantan una rueda de camión!

PARA EMBARAZADAS

Pilates para embarazadas, otra cosa que también me hace mucha gracia. Para empezar la base de la técnica es activar y contraer el transverso, llevándolo hacia adentro y hacia arriba, para después poder fortalecer en esa posición y conseguir descomprimir a la columna vertebral y mantenerla larga y descomprimida.

Cuéntame a mi ahora como una embarazada va a hacer eso creciendo un «baby» dentro. Además la mayoría de ellas nunca han movido el culo, y justo se les ocurre moverlo gestando.

Dime que estás activando el suelo pélvico y respirando intercostal encima de una maquina de Pilates. Pero no me digas que estás haciendo Pilates.

4- LOS GIMNASIOS LOW COST Y LAS CLASES DE GRUPO

Con la llegada de los gimnasios Low Cost también llegan los monitores todo terreno.

La misma persona tiene que dar zumba, Pilates, spinning y no se cuantas cosas más. Es imposible que estén especializados y que conozcan en la mayoría de los casos a fondo la disciplina.

Y luego están las clases de grupo.

Si juntas a gente con distintas edades, destrezas, aptitudes, niveles, patologías y demás.. ¿cómo haces para que hagan los ejercicios que realmente le van bien a cada uno? Y ¿cómo haces para enseñarles la técnica? Pilates hacía entrenamientos personalizados.

5- LA TÉCNICA O EL DIBUJO

Además hay un detalle, el más importante. Pilates tiene una técnica y unos principios, sin los cuales no estás haciendo Pilates. Estas haciendo lo que se llama el dibujo del ejercicio, pasando por encima. Sin activar la musculatura correcta y con la intención correcta.

Antes de empezar a practicar deben enseñarte la técnica y durante también.

Por eso la gente cuando entra a las clases del gym salen diciendo.. “no podía hacerlo”, “ no sentía nada”, “me aburría”, “me hice daño”.

6- MAQUINAS O SUELO

Pues esto es un lío también, para empezar casi nadie sabe que Pilates se hace con máquinas. Y luego cuando ya lo conocen viene la pregunta: ¿Pilates máquinas o Pilates suelo?

Sólo existe un Pilates, y es la técnica, los principios fundamentales del método. Si estás en la técnica estás en Pilates. Ya sea con máquinas o en el suelo en una colchoneta.

¿Para qué entonces las maquinas?.

Pues tienen dos funciones. En una primera etapa, durante el aprendizaje, su función es la de ayudarte. Las máquinas te enseñan el movimiento, te dan una referencia espacial, te ayudan a alinear.

En la segunda etapa la máquina ya no es tu aliada, ahora te reta, para ser más fuerte, más flexible, para que tengas más control.

¿Entonces la pelota y las bandas elásticas y estas cosas?

Hacer Pilates máquinas es más caro y no es accesible para todo el mundo. Así que en su lugar se utilizan la pelota de rítmica, la fitball o las bandas elásticas, que de alguna manera sustituyen a las máquinas.

¿ADELGAZA?

Reduces en talla, estilizas muchísimo el cuerpo. Ya que trabajas recogiendo el músculo transverso. Llevándolo dentro y arriba, y ahí lo fortaleces. Es fabricarse un corsé natural.

La parte más aeróbica, por así decirlo, es cuando controlas los ejercicios y consigues enlazar uno con otro con dinamismo y ritmo fluido. 

CONCLUSIÓN

Así que piensa… si estás haciendo nivel básico o intermedio, en grupo, sin maquinas, sin la técnica, y con dolor de espalda o alguna patología, y con profesores que no están especializados, ¿realmente crees que estas haciendo Pilates?. Pues ya te digo yo que no.

Entre las modificaciones y los inventos del marketing está totalmente distorsionado. Haces de todo menos Pilates.

Y es una auténtica pena porque es el entrenamiento que más control, fortaleza, flexibilidad y miles de beneficios más aporta. Ninguna disciplina hoy en día es tan efectiva, la que más se acerca el Yoga.

Debería estar instaurado en los colegios para enseñar conciencia corporal y que todo el mundo aprendiera a manejar y conservar la casa donde vive que es su cuerpo.

Los atletas de elite están ya practicando Pilates como entrenamiento obligatorio, ya que potencia la disciplina que practiques.

PERO NO ESTÁ TODO PERDIDO

Todo lo contrario, todo esto te lo cuento para que puedas acceder al Pilates original y transformar tu cuerpo y tu vida.

¿Cómo? Muy sencillo!.

Lo único que tienes que hacer es ir a un Estudio de Pilates especializado, hacer una pequeña inversión y dar unas cuantas clases privadas. 10 es un buen número para que te expliquen la técnica, la respiración y unos cuantos conceptos básicos. Después con esa información en tu cabeza y en tu cuerpo, podrás ir a clases de grupo, de suelo, o de gimnasio. O incorporarlo a tu vida cotidiana o para potenciar tu deporte favorito. Y estarás haciendo algo en condiciones.

Tu cuerpo te lo agradecerá.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies